Según Diaz (2005), las personas en su vida diaria, no razonan como lo haría un estadístico debido muchas veces a que no conocen esta ciencia, motivo por el cual en la mayoría de casos donde tienen que elegir alguna opción con probabilidades de riesgo lo hacen tomando en cuenta aproximaciones que ellas creen correctas, las mismas que son mecanismos inconscientes de la mente, las heurísticas, que a menudo traen consigo sesgos o limitaciones.

Uno de los problemas que enfrentan a diario las personas es determinar la probabilidad de pertenencia de determinado objeto a cierta categoría utilizando para ello la heurística de representatividad, la misma que no siempre es acertada generando un sesgo conocido como Falacia de la Conjunción.

Las probabilidades nos indican qué tan incierto es determinado escenario así mientras más datos tengamos del suceso menor es el riesgo que corremos y por lo tanto la probabilidad también es pequeña.

La falacia de la conjunción consiste en estimar para la probabilidad de la intersección de dos sucesos un valor mayor que la estimada para probabilidad simple de uno de los sucesos.

Por ejemplo en el censo que realizará el INEC en los próximos meses la probabilidad de que las personas encuestadas sean ecuatorianas es mayor que la probabilidad de que las personas encuestadas sean ecuatorianas  mayores de 18 años y esta es mayor que la probabilidad de que las personas encuestadas sean ecuatorianas mayores de 18 años y hombres.

López Astroga (2009), explica el problema de la falacia de la conjunción asi:

P(A∩B) < P(B)  Es decir la probabilidad de que ocurra un evento que se encuentre entre la intersección  A con B es menor a que ocurra dicho evento sólo  dentro de B.

P(A∩B) < P(A)  Es decir la probabilidad de que ocurra un evento que se encuentre entre la intersección  A con B es menor a que ocurra dicho evento sólo  dentro de A.

En resumen una intersección no puede ser nunca más probable que uno de los constituyentes de la misma.

La representatividad puede servir en muchos casos como un heurístico que permite elaborar buenas hipótesis, claro está tratando de eliminar o reducir los sesgos que acarrean errores como la Falacia de la Conjunción.

Referencias:

Díaz, C. (2005). Evaluación de la Falacia de la Conjunción en alumnos Universitarios. Suma, 48, 45-50. (Capturado el 14 de septiembre de 2010 en Click aqui)

López Astroga, M. (2009). El problema de Linda y la falacia de la Conjunción. Konvergencias: Revista de Filosofía y Culturas en dialogo, VII, 21. (Capturado el 14 de septiembre de 2010 en Click aqui)