En la subasta al martillo el avaluador  fija una precio base y luego durante la puja se va ajustando a la mejor oferta.

Asi tenemos casos de subastas de los bienes incautados por la AGD, que publican el precio base de los articulos en los medios de comunicacion y estos son asignados a la mejor oferta.